lunes, 2 de noviembre de 2009

Como dos gotas

Fotograma del corto "Dirty Martini"

Es raro que alguien te tome por otra persona o te diga que hay alguien que se parece a ti, parecerse como dos gotas de agua digo, pero a veces pasa. Una vez alguien me tomó por un empleado de la Fnac, concretamente por el encargado de la zona de música clásica. Fui a buscarlo pero nada de nada. Otra día un policía salió de repente desde detrás de un árbol, en plan Inspector Clouseau, en plenas Ramblas de Barcelona y a plena luz del día, me para y me pide a quemarropa que me identifique. Resulta que me parecía demasiado a alguien que buscaban. Al final reconocieron su error y me desearon un buen día. Qué mosqueo, no???

Pues me acaba de volver a pasar hoy. Esta vez, más que físicamente, me han confundido con otro por el nombre al pagar religiosamente a la cajera del super. Ésta, al leer mi nombre en la tarjeta de crédito me ha preguntado como ilusionada que si yo era el futbolista Iván Campo, que resulta vive en mi mismo barrio. Yo que pensaba que le sonaba mi nombre como director de cine burlesco, va y me toma por un futbolista sin club… Quizás tendría que hacer un corto con todos aquellos a los que han confundido conmigo, sea física o nominalmente… Alan Berliner ya hizo algo parecido en su “The sweetest sound” (2001).

De momento, mi último corto Dirty Martini (no confundir ni con Dry Martini ni con Dirty Maritrini) comienza su carrera por festivales. En noviembre tocan Alcine, Amiens y Zinebi. Empieza el baile para Miss Dirty Martini.

No hay comentarios:

Publicar un comentario