lunes, 24 de mayo de 2010

Cine opiáceo y sorpesas en Cannes



Doble sorpesa en el palmarés del festival de las codiciadas palmas del cine. Por una parte, una polémica Palma de Oro, o sea, el máximo galardón de esta edición para el tailandés Apichatpong Weerasethakul y su último film "Uncle Boonmee who can recall his past lives". Son imperdibles los improperios que un crítico de El País dedica a este director y de paso a todo dios que no comulgue con sus otoñales gustos cinematográfios. Palabras que merece contrastar con la defensa que de este cine diferente ha hecho el jurado del festival. Aún no he visto la película, por lo que me resistiré a aventurar cualquier comentario (una prudencia que parece no afectar al todopoderoso pero cada vez más desacreditado crítico de El País, el Boyero, al que reprochan también en este caso haber escrito la crítica sin haber visto el film entero...). Lo que sí puedo decir es me alegro de este reconocimiento a este cine y a un director tan como de otro planeta, ya que el mismo me hizo disfrutar de lo lindo con su segunda película, "Blissfullly yours", en un pase del festival de cine asiático de Barcelona. El tailandés, del que no tenía ninguna referencia al encontrarme con aquella película, me descubrió las maravillas del cine opiáceo. Tampoco era consciente de la existencia del cine opiáceo, pero tras el visionado de aquella película y las sensaciones que me llevé de aquel viaje a la jungla tailandesa, especialmente a través de la secuencia final, fue la única manera de describirlo que encontré. He encontrado una crítica en Tren de sombras, donde parecen hablar de lo mismo (especialmente en los 3 últimos párrafos).

Y por otra parte, además de este opiáceo reconocimiento, otra agradable sorpresa ha sido la del Premio al Mejor Director para Mathieu Amalric por su película "Tournée", ambientada en el felliniano mundo del neo-burlesque (algo así como la cara B del music-hall), con Dirty Martini en uno de los papeles protagonistas. Un premio que tampoco ha encajado el Boyero, pero que a mí me ha sentado incluso mejor que el del tailandés. 

Quién me iba a decir a mí que el cine opiáceo y el burlesque iban a dar tal golpe en la creme de la creme de los festivales internacionales.... Habrá que descorchar una de champán francés para celebrarlo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario