martes, 22 de junio de 2010

Mención especial para Dirty Martini

El fin de semana pasado se ha celebrado la tercera edición de Curt.doc, Festival Internacional de Cortometraje Documental de Vidreres (Girona), uno de los pocos, sino el único festival dedicado exclusivamente a este formato por llamarlo de alguna manera. El objetivo de Nanook, la asociación organizadora, es el de debatir en torno a lo que hoy en día es o no es documental en formato corto, un debate sin principio ni fin, pero una excusa ideal para ver los 21 cortometrajes seleccionados a concurso. Entre los 21 destacan en número los 4 cortos polacos, que según los organizadores ha sido el país más rico en propuestas y en modos de afrontar el documental. Especialmente delirante fue "Trampa de cristal" donde una infame turba de jóvenes de la periferia de Varsovia, se dedica a organizar concursos de peleas de agresivos peces de acuario. También me sorpendió el corto escocés "Steel homes", que se adentra en un almacén de trasteros de alquiler donde la gente guarda los objetos de su vida en cajas siempre en tránsito, ya sea por mudanzas o por falta de espacio en sus casas... Me sorprendió porque, sincronías de la vida, es una de las ideas que había barajado para hacer un documental muy similar en el tono sobre esos mismos almacenes en Nueva York, donde hay miles de almacenes con vidas y recuerdos en cajas de cartón. 

El premio principal se lo llevó el corto sueco "Slaves: an animated documentary", multipremiado documental de animación (una de la nuevas tendencias, dicen) que denuncia la esclavitud de niños en Sudán. Entre los 21 cortos había tres rodados en NY, la trilogía de Nueva York que diría Auster. Entre ellos, "Water in the boat", que fue finalista, "NYC SYNC" y "Dirty Martini", que se llevó la Mención Especial. La noche acabó con cava, evidentemente demente.

Despedida con el vertiginoso retrato de NY en Super 8 de Albert Alcoz:


NYC SYNC from Albert Alcoz on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario